Libros electronicos


Cibercultura: la sociedad del ciberespacio (parte I)

 

“La irrupción de la máquina, y en particular,

las computadoras, provocan desplazamientos,

alteran las condiciones de vida y de trabajo,

ocupa un espacio que se percibe como amenaza

potencial al papel que el hombre desempeña. La

prevención que la máquina genera no deja

de hacer pensar a las personas en el futuro; un

futuro inminente que se vive con la doble

ansiedad del temor y la fascinación.”

(Joyanes, 1997, p.31)

 

 

Internet es un fenómeno que ha crecido de forma exponencial, que es cada vez más acogido por el hombre como parte de su vida. Sin embargo, como cualquier otro medio que llega a hacer parte de una sociedad ya estructurada bajo otros medios y tecnologías, genera choques y rompimientos. Rupturas que se crean a nivel cognitivo al no tener las herramientas básicas para comprender el universo de posibilidades que ofrece el nuevo medio.

“El uso de este video es educativo y cultural. Fuente: The Pacific Bell/UCLA Initiative for 21st Century Literacies. Disponible en el sitio oficial (en inglés): http://www.newliteracies.gseis.ucla.edu/video/index.html” (You tube, 2007, http://www.youtube.com/watch?v=tXS6ssTdwSs&mode=related&search=Alfabetizaci%C3%B3n%20Digital)

El hombre ya formado y acostumbrado a realizar sus tareas utilizando las herramientas y tecnologías de la época, se siente inseguro e incapaz de comprender la tecnología innovadora que se interpone ante sus ojos. La incapacidad, incomprensión y desesperación son sensaciones que abarcan al hombre en su totalidad, al sentirse arrasado por la fuerte corriente llamada “nuevas tecnologías de la información”.

Con la llegada de las nuevas tecnologías se producen cambios en el ambiente al que ya estaba adaptado el hombre. Cambios que le hacen percibir sensaciones que antes no había experimentado, llevándolo finalmente a modificar su forma de pensar y percibir el mundo.

Pero entonces ¿a qué estaba acostumbrado el hombre antes del surgimiento de las nuevas tecnologías de la información, en especial antes de Internet? Hablar de un hombre sin Internet es remitirse al mundo estructurado por la imprenta: “la imprenta un recurso repetidor: confirmó y amplió la nueva tensión visual. Proporcionó la primera “mercancía” uniformemente repetible, la primera línea de montaje: la producción en masa” (McLuhan, 1969, p. 50).

Con la llegada de la imprenta y la invención del libro, el hombre también recibió una gran tecnología que en principio generaba desconfianza y era difícil de entender. El hombre venía de una cultura oral, en la que el mecanismo de recordación era la repetición; con el libro ya no había necesidad de estar recitando lo que se tenía grabado en la mente, sino que se le delegaba el trabajo a las letras, que a su vez descansaban en las páginas de un libro. A propósito de estar diciendo y hablando durante todo el día, hacía que el hombre concibiera al mundo como un sistema de distancias cortas, que estaba marcado por el tiempo (era a partir de la rememoración del pasado que se mantenía viva la cultura); impidiéndole pensar en un mecanismo que le permitiera almacenar información.

Cuando ya se tuvo confianza en el libro, se pasó de la lectura en voz alta a la lectura silenciosa que además ya no era de carácter público, sino que por el contrario, hacía parte de la intimidad y convertía al lector en individuo.


Para Innis, las tradiciones escritas propenden más a ligarse al espacio, en la medida en que tienden a privilegiar el futuro sobre el pasado. La invención de la escritura no solamente cristaliza la tradición oral, convirtiéndola en <<objeto>> de la investigación de sociedades futuras, sino que también hace posible que distintas tradiciones y culturas escapen de las limitaciones espaciales de la aldea. (Stevenson, 1998, p. 184)


Después de la invención de la imprenta, vino la de la electricidad, haciendo que el mundo empezara a moverse más rápido; el tiempo y el espacio se convirtieron en inmediatez. Se crearon sistemas de transporte que le permitieron al hombre desplazarse de un lugar a otro en corto tiempo; la electricidad también consiguió la comunicación entre personas que se encontraban a grandes distancias (con aparatos como el teléfono y el telégrafo).

Cambios como los anteriores le ayudaron al hombre a concebir el mundo como uno posible de ser recorrido en su totalidad; además sintió que nadie estaba lo suficientemente lejos como para no ser contactado con rapidez. Con el paso del tiempo y el desarrollo de la tecnología, el hombre fue adquiriendo la capacidad de actuar a la misma velocidad que el mundo se movía.

Significa que los procedimientos que debía realizar en su trabajo, gracias a la automatización de los procesos, eran desarrollados en un menor tiempo. Y por otro lado, en el ámbito personal podía localizar a sus parientes, amigos y compañeros, concretar citas y acudir a su encuentro una noche en un lugar iluminado gracias a la electricidad.

A pesar del hombre ya estar sumergido en un universo de amplias posibilidades, basadas en la rapidez y efectividad de las acciones; al aparecer Internet como consecuencia de los adelantos que continuaron surgiendo, no fue fácil su asimilación:


Lo cierto es que estos 10 años de existencia de la web finalmente nos permiten empezar a concebir la pantalla (y avizorar así su futuro) como un nuevo soporte intelectual. Un soporte intelectual en el sentido en que lo fueron en su momento la inscripción en piedra, el papiro, el papel, y recientemente los soportes electromagnéticos. Lo que sucedió en Internet –que fue en un momento el espacio privilegiado del texto y del blanco y negro, pero terminó estallando en una paleta de nuevas formas expresivas y de nuevas formas de enseñar, aprender, negociar, vender y entretener, es similar a lo que sucedió con todas las tecnologías de los medios (Piscitelli, 2005, p. 21)


Cuando aparece Internet, si bien el hombre ya estaba moviéndose en una cultura de rapidez, todo se volvió aún más inmediato. Sin embargo, es importante mencionar y aclarar que la red de redes no sería posible si el hombre no hubiera estado preparado para recibirla: ya el poder comunicarse a una mayor velocidad, tanto en el envío y recepción de la información, como estar en la capacidad de transportarse de un lugar a otro, le hacen posible concebir una sociedad basada en la cercanía y rapidez.

Con la llegada de Internet se crean nuevas formas de comunicarse, que llevan al hombre a transformar tanto la concepción del espacio, como el tiempo. La red le permitió intercambiar información con personas de todo el mundo en tiempo real; además de almacenarla y crear nuevos productos como formatos de compresión de audio, imagen y video.

 


Leave a Comment so far
Leave a comment



Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s



%d bloggers like this: