Libros electronicos


Cibercultura: la sociedad del ciberespacio (parte IV)

Continuando con ejemplos, pero esta vez enfocándose en un sector industrial que también ha sufrido cambios debido a las nuevas tecnologías, se encuentra el editorial. En este momento con la inclusión del computador como herramienta fundamental en la elaboración de cualquier publicación impresa (libro, revista, catálogo, etc.), se ha ampliado por ejemplo el significado clásico del libro: “1. m. Conjunto de muchas hojas de papel u otro material semejante que, encuadernadas, forman un volumen.” (Real Academia Española, 2001,http://buscon.rae.es/draeI/SrvltConsulta?TIPO_BUS=3&LE%20MA=libro). Ahora incluyéndose a esta acepción la característica de que puede ser de carácter electrónico.

Es evidente que el papel del editor ha sido afectado por la revolución digital, hoy por hoy, no sólo debe preocuparse por construir criterios para evaluar si una obra vale la pena ser publicada o no, impacientarse por la financiación de la misma, conocer el proceso de impresión, sino que además debe inquietarse por el universo que se abre con la inclusión de la tecnología en su área de trabajo: páginas web que ofrecen el servicio de impresión por demanda (por ejemplo www.lulu.com), libros electrónicos que no son los impresos digitalizados, sino hipermedia (libros que contienen hipertexto y multimedia), entre otros.

Partiendo de ese panorama vale la pena igualmente mencionar, aunque parezca evidente, que el formato de presentación de la obra también cambia, pasa de las hojas de papel a un soporte material capaz de contener bits, como lo son los CD’s o DVD’s. Con el cambio de soporte se generan nuevas formas de lectura y escritura, por ejemplo, un libro impreso convencional se lee pasando en orden las hojas o teniendo en cuenta el índice que muestra las distintas partes del texto; mientras que en un libro electrónico hipermedia se propone una lectura y escritura no lineal, que adicionalmente puede ser cambiada por el lector, ya que tiene la capacidad de interactuar con éste; sin olvidar que además del texto posee audio, video, imágenes, entre otras formas de interacción.

 

Lulu.com

 

Antes de pasar a un caso real de editores de libros impresos, que empezaron a hacer sus publicaciones digitales, es interesante explicar en qué cosiste la impresión por demanda. Para esto se recurrirá a la ya mencionada página www.lulu.com; ésta consiste en hacer auto publicaciones de una obra (libros de pasta dura, libros de pasta blanda, álbumes de fotos, calendarios, imágenes, disertaciones, descargas de música, descargas de archivos, folletos, e-books, CD’s y DVD’s) de forma gratuita. Lo llamativo está en que se puede realizar de forma fácil y rápida; el proceso consiste en realizar por ejemplo un archivo PDF (en caso de obras impresas), subirla a la lulu.com y poder tenerla bajo cuatro estados: 1. Borrador, es cuando la obra está en proceso de creación y publicación, se puede eliminar, modificar el precio, el tipo de papel, el copyright, etc. 2. Disponible al público, la obra está publicada y a la venta, puede ser comprada por cualquier persona. 3. Disponible sólo para mí, el trabajo está publicado, pero únicamente puede ser comprado por el autor. Y 4. Retirado, la obra ya no está a la venta, pero sigue en los servidores de Lulu.

En cuanto a las ganancias de publicar y tener el servicio de impresión por demanda, se puede decir que son mayores con respecto a cuando se hace a través de una editorial convencional. Siguiendo con el ejemplo de Lulu, si el autor decide ganar $4 USD, Lulu se gana el 25% de ese valor, que termina siendo $1 USD. Lo que significa que las ganancias del libro son de $5 USD, en el que el 80% es del autor y el 20% restante corresponde a Lulu.

Otras ventajas de la impresión por demanda son que no se necesita de un pedido inicial de la obra, ni costos iníciales, como tampoco excesos de inventario; ya que el producto se imprime cuando una persona lo compra. Es así como funciona la impresión por demanda, el autor o editor digital no necesita pagar por nada del proceso, el comprador es quien asume los costos de la elaboración de la obra (materiales, mano de obra y publicación) y las ganancias (autor y Lulu).

Con respecto a los derechos de autor, la publicidad y distribución de la obra, se tiene que Lulu ofrece tres clases de licencias:

1. Licencia Copyright Estándar: Se aplicarán a tu trabajo todos los derechos contemplados en la ley del copyright. 2. Creative Commons Attribution-Difusión no Comercial 2.0: La gente podrá copiar, alterar y distribuir tu trabajo mientras tú aparezcas reflejado en los créditos y la licencia esté adjunta a la copia. Y 3. Licencia de documentación libre GNU: Esta licencia es parecida en general a la anterior, pero los trabajos que operen bajo esta licencia pueden estar enfocados a propósitos comerciales. (Lulu.com, 2002, http://www.lulu.com/help/index.php?fSymbol=pricing_faq&fLangCode=ES)

Como es sabido, al ser creada una obra automáticamente se encuentra protegida por el sistema copyright, que dura mientras viva el autor más 70 años. Es decir, después de cumplir ese tiempo pasa a ser de dominio público: como cualquier persona puede publicarla, ésta pierde interés comercial. Otro aspecto negativo para la obra es que no puede ser modificada sin permiso del autor, lo que impide que pueda ser innovada fácilmente, ya que son muchos los nombres que se pierden al morir el creador. Por tal razón, es que en la actualidad la licencia más recomendada es “Creative Commons Attribution-Difusión no Comercial 2.0”, que permite a la vez de preservar los derechos de autor, otorgar a otras personas la posibilidad de copia y distribución de la obra, siempre y cuando aparezca el nombre del autor y la licencia.

Puede parecer que con esta licencia se esté dando la opción de piratear la obra, pero hay que tener en cuenta que hoy en día cualquier clase de producto puede ser copiado, ¡pero ojo! no con la misma calidad del original; así que permitiendo que otros puedan copiar y distribuir la obra, se hace publicidad gratuita de la misma y es muy probable que esas otras personas opten por adquirir la obra original. Hay que recordar que lo primordial de una obra es que sea conocida por una mayor cantidad de personas, así que la mejor opción que existe en la actualidad son las licencias Creative Commons (http://creativecommons.org/).


Leave a Comment so far
Leave a comment



Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s



%d bloggers like this: