Libros electronicos


Industria editorial en proceso de cambio

Como ya se ha mencionado, la industria editorial se ha visto transformada debido a las nuevas tecnologías de la información. Entre sus resultados están: el libro electrónico, la digitalización de impresos y la impresión por demanda.

Las herramientas previamente mencionadas han afectado no sólo el formato en el que se presentan las publicaciones, sino que están haciendo cambiar las relaciones existentes entre autor-lector y autor-editor. En la actualidad el autor está en la capacidad de escribir un libro en una narrativa no lineal, o hipertextual. Y cuando se habla de hipertextual no se refiere únicamente a hacer citas que le indiquen al lector textos por fuera del libro o saltos en el mismo, sino que ahora tiene la posibilidad de crear un libro en formato electrónico: puede construir una obra con un mayor número de elementos, por ejemplo, animación, video, audio, interactividad, entre otros; incluyendo los vínculos (links), hacia otras obras, a las que el lector puede acceder de inmediato.

Así que la relación autor-lector cambia en la medida en que, por un lado, el autor de la obra ya no es el único que escribe, sino que el lector está en la capacidad de colaborar en la construcción de la historia. Además cuenta con la libertad de recorrer el libro electrónico como desee, interactuando con él, no solamente tocándolo y oliéndolo como ocurre con el libro impreso, sino que puede trazar sus propios caminos de lectura.

Otro punto interesante, es que mientras un libro impreso es cerrado (no permite ser actualizado de forma rápida, ni fácil, después de ser publicado); el libro electrónico, por el contrario, es abierto, va creciendo inmediatamente a medida que es leído por miles de personas, ya que es posible incluir las anotaciones que realice tanto el autor inicial, como los lectores-autores posteriores.

Sin embargo, esto no quiere decir que el libro electrónico sea mejor que el impreso, lo que hay que tener claro es que cada medio va a ser el mejor para cierta clase de productos. Así que antes de empezar un proyecto, debe tenerse claridad sobre lo que se quiere hacer con él, para de esa forma decidir cual es el formato adecuado para publicarlo.

La relación autor-editor también está cambiando, tanto que en algunos casos ha desaparecido. Con el servicio de impresión por demanda es cada vez es más común ver autores sacar su propio libro, incluso aquellos que fueron previamente rechazados por editoriales.

Los autores que recurren al servicio de impresión por demanda son personas que escriben sus obras e incluso en algunos casos diagraman e ilustran sus libros; los suben a la página web de una empresa como Lulu (ofrece impresión por demanda), donde escogen el papel, el tamaño, etc.; y además pueden elegir si van a ser ellos los encargados de conseguir el ISBN o va a ser la empresa que ofrece el servicio.

Otro punto importante que permite el servicio de impresión por demanda es aumentar los puntos de venta del producto: se puede vender la obra a través de la página web de la empresa (por ejemplo Lulu), o se puede extender a otras tiendas en línea (como es el caso de Amazon), o incluso, venderse en librerías y puntos tradicionales de venta de libros.

Con respecto a lo anterior, aparece nuevamente la reflexión en torno a los contenidos de las publicaciones que carecen de editor. Con la impresión por demanda es clara la aparición de obras de baja calidad, aunque no se puede afirmar que todas sean malas. Lo mismo ocurre con las publicaciones de obras impresas que cuentan con un comité editorial: no se puede garantizar que su contenido sea de alta calidad.

Un punto final es el que está ocurriendo con las librerías y proyectos modernos, en los que la digitalización de impresos, ha permitido que gran cantidad de obras tanto de dominio público como las que no lo son, aumenten el número de lectores. Entre las que se encuentran empresas con motivos económicos y otras sin ánimo de lucro que buscan alfabetizar y ofrecer libros a personas de bajos recursos.

Hoy por hoy, es común ver grandes librerías con impresoras en sus instalaciones. Las utilizan para imprimir las obras que el lector desee comprar, de esa forma evitan tener bodegas llenas de libros, sin tener la certeza de que van a ser comprados.

En definitiva la industria editorial está cambiando, ya los editores no deben preocuparse únicamente por liderar proyectos impresos, sino que deben empezar a extender su horizonte pensando en publicaciones electrónicas. Sin dejar de lado la preocupación del hombre moderno ante las alteraciones por parte de la revolución digital. Así que tendrá que ayudar al hombre a cambiar su mentalidad, hasta hacer que comprenda la lectura y escritura no lineal.


1 Comment so far
Leave a comment

Este sitio está genial.
Había escuchado al respecto de este proyecto y me parece espectacular estar al frente de él.

Comment by silviaB




Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s



%d bloggers like this: