Libros electronicos


Cibercultura: la sociedad del ciberespacio (parte V)

Después de la descripción de la impresión por demanda, es interesante ver un ejemplo real en el que se vea cómo editores convencionales han optado por la digitalización de sus libros, que encuentran en esta clase de impresión (por demanda) la solución a muchos problemas, tanto de distribución, como de costos.

He aquí entonces el ejemplo: recientemente la página web http://allafrica.com, publicó un artículo bajo el título ”Kenya: Local publishers take to digital format. (All Africa, 2007, http://allafrica.com/stories/200708290099.html). El artículo cuenta la historia de Meja Mwangi and Mwangi Ruheni, dos editores que han hecho libros en el formato tradicional (hojas de papel), pero que ahora están pasando sus libros a soporte digital, obras que serán distribuidas a través de correos electrónicos y descargas de Internet, después de ser compradas.

En el artículo se pueden leer las ventajas y desventajas del paso del libro impreso al digital, entre los que están: el rompimiento geográfico (ya los libros podrán ser leídos en todo el mundo, no únicamente en Kenya), la disminución en los costos y las barreras del lenguaje (es posible a través de impresión por demanda imprimir sólo diez libros, que en la forma tradicional es imposible por los altos costos). En cuanto a las desventajas está la no estandarización de los diferentes dispositivos lectores (hardware) de libros electrónicos, lo que crea confusión entre los usuarios de esta clase de hardware. Por otro lado, se encuentra la incapacidad por parte de los usuarios con respecto a las aplicaciones, que hace que éstos no sepan cuales son los e-books compatibles con su sistema.

Con lo anterior fue posible ver las ventajas y desventajas que traen las nuevas tecnologías de la información en un campo tan importante como es el editorial. Y en general, con todos los ejemplos expuestos en esta primera parte del capítulo, es posible tener ya un panorama de lo que está pasando en el ciberespacio, ese “lugar” virtual, que afecta la vida real de las personas, en el que también es permitido decir: “El ciberespacio no es una estructura técnica de telecomunicación particular sino una cierta manera de usar infraestructuras existentes, imperfectas y dispares. (…) El ciberespacio, por el contrario, apunta, por medio de enlaces físicos cualquiera, a un particular de relación entre las personas” (Lévy, 2007, p. 96);

Las personas que empiezan a hacer parte del ciberespacio están en la obligación de comprender los espacios que se crean, tener precaución con las relaciones que se establecen, saber de qué forma pueden comunicar y sobre todo, entender que están en un mundo que a pesar de ser virtual, trae consecuencias en la vida real.

En la segunda parte de este capítulo el lector se encontrará con las nuevas formas de lectura y escritura creadas con las nuevas tecnologías, entre las que se encuentran el hipertexto, la multimedia, la hipermedia y la interactividad. También buscando nuevamente intervenir en el campo editorial se podrá conocer la problemática existente entre la lectura en papel VS la lectura en pantalla; y el cambio de superficie y soporte físico que hay cuando se pasa del libro impreso al libro electrónico.



Cibercultura: la sociedad del ciberespacio (parte IV)

Continuando con ejemplos, pero esta vez enfocándose en un sector industrial que también ha sufrido cambios debido a las nuevas tecnologías, se encuentra el editorial. En este momento con la inclusión del computador como herramienta fundamental en la elaboración de cualquier publicación impresa (libro, revista, catálogo, etc.), se ha ampliado por ejemplo el significado clásico del libro: “1. m. Conjunto de muchas hojas de papel u otro material semejante que, encuadernadas, forman un volumen.” (Real Academia Española, 2001,http://buscon.rae.es/draeI/SrvltConsulta?TIPO_BUS=3&LE%20MA=libro). Ahora incluyéndose a esta acepción la característica de que puede ser de carácter electrónico.

Es evidente que el papel del editor ha sido afectado por la revolución digital, hoy por hoy, no sólo debe preocuparse por construir criterios para evaluar si una obra vale la pena ser publicada o no, impacientarse por la financiación de la misma, conocer el proceso de impresión, sino que además debe inquietarse por el universo que se abre con la inclusión de la tecnología en su área de trabajo: páginas web que ofrecen el servicio de impresión por demanda (por ejemplo www.lulu.com), libros electrónicos que no son los impresos digitalizados, sino hipermedia (libros que contienen hipertexto y multimedia), entre otros.

Partiendo de ese panorama vale la pena igualmente mencionar, aunque parezca evidente, que el formato de presentación de la obra también cambia, pasa de las hojas de papel a un soporte material capaz de contener bits, como lo son los CD’s o DVD’s. Con el cambio de soporte se generan nuevas formas de lectura y escritura, por ejemplo, un libro impreso convencional se lee pasando en orden las hojas o teniendo en cuenta el índice que muestra las distintas partes del texto; mientras que en un libro electrónico hipermedia se propone una lectura y escritura no lineal, que adicionalmente puede ser cambiada por el lector, ya que tiene la capacidad de interactuar con éste; sin olvidar que además del texto posee audio, video, imágenes, entre otras formas de interacción.

 

Lulu.com

 

Antes de pasar a un caso real de editores de libros impresos, que empezaron a hacer sus publicaciones digitales, es interesante explicar en qué cosiste la impresión por demanda. Para esto se recurrirá a la ya mencionada página www.lulu.com; ésta consiste en hacer auto publicaciones de una obra (libros de pasta dura, libros de pasta blanda, álbumes de fotos, calendarios, imágenes, disertaciones, descargas de música, descargas de archivos, folletos, e-books, CD’s y DVD’s) de forma gratuita. Lo llamativo está en que se puede realizar de forma fácil y rápida; el proceso consiste en realizar por ejemplo un archivo PDF (en caso de obras impresas), subirla a la lulu.com y poder tenerla bajo cuatro estados: 1. Borrador, es cuando la obra está en proceso de creación y publicación, se puede eliminar, modificar el precio, el tipo de papel, el copyright, etc. 2. Disponible al público, la obra está publicada y a la venta, puede ser comprada por cualquier persona. 3. Disponible sólo para mí, el trabajo está publicado, pero únicamente puede ser comprado por el autor. Y 4. Retirado, la obra ya no está a la venta, pero sigue en los servidores de Lulu.

En cuanto a las ganancias de publicar y tener el servicio de impresión por demanda, se puede decir que son mayores con respecto a cuando se hace a través de una editorial convencional. Siguiendo con el ejemplo de Lulu, si el autor decide ganar $4 USD, Lulu se gana el 25% de ese valor, que termina siendo $1 USD. Lo que significa que las ganancias del libro son de $5 USD, en el que el 80% es del autor y el 20% restante corresponde a Lulu.

Otras ventajas de la impresión por demanda son que no se necesita de un pedido inicial de la obra, ni costos iníciales, como tampoco excesos de inventario; ya que el producto se imprime cuando una persona lo compra. Es así como funciona la impresión por demanda, el autor o editor digital no necesita pagar por nada del proceso, el comprador es quien asume los costos de la elaboración de la obra (materiales, mano de obra y publicación) y las ganancias (autor y Lulu).

Con respecto a los derechos de autor, la publicidad y distribución de la obra, se tiene que Lulu ofrece tres clases de licencias:

1. Licencia Copyright Estándar: Se aplicarán a tu trabajo todos los derechos contemplados en la ley del copyright. 2. Creative Commons Attribution-Difusión no Comercial 2.0: La gente podrá copiar, alterar y distribuir tu trabajo mientras tú aparezcas reflejado en los créditos y la licencia esté adjunta a la copia. Y 3. Licencia de documentación libre GNU: Esta licencia es parecida en general a la anterior, pero los trabajos que operen bajo esta licencia pueden estar enfocados a propósitos comerciales. (Lulu.com, 2002, http://www.lulu.com/help/index.php?fSymbol=pricing_faq&fLangCode=ES)

Como es sabido, al ser creada una obra automáticamente se encuentra protegida por el sistema copyright, que dura mientras viva el autor más 70 años. Es decir, después de cumplir ese tiempo pasa a ser de dominio público: como cualquier persona puede publicarla, ésta pierde interés comercial. Otro aspecto negativo para la obra es que no puede ser modificada sin permiso del autor, lo que impide que pueda ser innovada fácilmente, ya que son muchos los nombres que se pierden al morir el creador. Por tal razón, es que en la actualidad la licencia más recomendada es “Creative Commons Attribution-Difusión no Comercial 2.0”, que permite a la vez de preservar los derechos de autor, otorgar a otras personas la posibilidad de copia y distribución de la obra, siempre y cuando aparezca el nombre del autor y la licencia.

Puede parecer que con esta licencia se esté dando la opción de piratear la obra, pero hay que tener en cuenta que hoy en día cualquier clase de producto puede ser copiado, ¡pero ojo! no con la misma calidad del original; así que permitiendo que otros puedan copiar y distribuir la obra, se hace publicidad gratuita de la misma y es muy probable que esas otras personas opten por adquirir la obra original. Hay que recordar que lo primordial de una obra es que sea conocida por una mayor cantidad de personas, así que la mejor opción que existe en la actualidad son las licencias Creative Commons (http://creativecommons.org/).



Cibercultura: la sociedad del ciberespacio (parte III)

En medio del ambiente creado por las nuevas tecnologías de la información, el hombre ha modificado su forma de vida; se han añadido nuevos espacios de socialización, en los que las personas son lo que quieren ser o son lo que realmente son. En otras palabras, cada cibernauta está en la capacidad de crear una nueva identidad: si en la vida real vive acomplejado por su figura física (es gordo y bajito), en espacios como chat’s, blog’s, e-mails y foros puede ser lo que siempre ha soñado (alto y delgado). O una persona homosexual que en la vida real no puede demostrar su condición sexual, en la web puede hacerlo.

En la modernidad el hombre afectado por la rapidez con la que se mueve el mundo, causada la mayor parte por las nuevas tecnologías, hacen de él una persona miedosa, interesada e incapaz de establecer relaciones a largo plazo. “Para nosotros, habitantes del moderno mundo líquido que aborrece todo lo sólido y durable, todo lo que no sirve para el uso instantáneo y que implica esfuerzos sin límite, esa perspectiva supera toda capacidad y voluntad de negociación” (Zygmunt, 2005, p. 48)

A continuación se nombrarán algunos casos reales sacados de los espacios ya mencionados (blogs’s, chat’s y correos electrónicos). Para empezar está el blogBaghdad burning, el blog de una joven de Irak”, escrito por una mujer que se hace llamar Riverbend:

Tiene veintitantos años y vive con su madre, su padre y su hermano en lo que parece ser una zona de clase media de Bagdad. Antes de la guerra tenía un empleo relacionado con la informática.

Escribe en un inglés excelente con una ligera inflexión estadounidense. Las nuevas anotaciones en su blog a veces aparecen a diario, y en ocasiones en intervalos de días o incluso semanas. Para muchos lectores estas anotaciones se han convertido, quizás, en la fuente más importante de noticias sobre Irak” (Riverbend, 2006, p.11)

A medida que se va leyendo el libro “Bagdad en llamas” o incluso directamente en el blog (http://riverbendblog.blogspot.com), se crea una cercanía entre el lector y Riverbend, ella hace que el lector se identifique con su situación, se sienta en Bagdad en medio de las explosiones y que termine admirando a las personas civiles que luchan por vivir. La autora encontró en un medio electrónico, el blog, la manera de desahogarse, de informar realmente acerca de la situación que se vive en Irak, una versión salida de un habitante real de la guerra, no de un periodista manipulado para decir lo que una gran corporación o gobierno quiera.

Con el ejemplo anterior se muestra como un espacio virtual se entrelaza con la realidad, en donde se pueden ver plasmadas ideas, pensamientos, sentimientos reales, que a través de un computador terminan siendo virtuales y puestos a disposición del mundo entero. De esta forma es como una persona común puede comunicar a nivel mundial cualquier información que se le ocurra (música, programas, sentimientos, situaciones, fotos, estudios de investigación, etc.)

Siguiendo con los ejemplos pasamos a ahora a uno que se gestó en un correo electrónico, y que como el anterior terminó siendo un libro impreso. Se habla entonces de “300 días en Afganistán” de Natalia Aguirre Zimerman:

Natalia Aguirre, la hija de Eva, es una médica gineco-obstetra que ocho meses atrás se había ido con Médicos sin Fronteras (MSF) para Afganistan, desde donde había dado en enviar correos electrónicos a sus conocidos y amigos porque tenía ganas de relatarles su experiencia. Puestas en estos términos escuetos, las circunstancias accesorias del manuscrito ofrecían no poco interés, dado lo exótico del destino al que fue a parar Natalia y dado que ni en Colombia ni en ninguna parte es usual que una profesional bien ubicada y con lo que se suele conocer como un futuro promisorio decida de buenas a primeras embarcarse para un país tan peligroso y remoto como Afganistán. (Aguirre, 2006, p. 8 )

Natalia fue una persona más que utilizó medios electrónicos para comunicar, en este caso, su estadía en Afganistán. A partir de e-mails que enviaba a su familia en Colombia construyó una historia real, una basada en su experiencia como médica y extrajera. Pero guardado relación siempre con su país natal (Colombia), dándose cuenta que tanto afganos como colombianos tienen la verraquera de salir a delante aún estando en medio de una guerra. Ella fue capaz de dar a conocer, inicialmente a su familia la realidad que se vive en Afganistán, una diferente a la que se puede ver en los noticieros y leer en los periódicos; correos que quedaron plasmados en un libro que ha sido leído por muchas personas, que sin haber estado allá, ahora saben como es.

Sin la herramienta correo electrónico le hubiera sido imposible a la autora comunicarse tan rápidamente con su familia, tal vez su estadía en ese lugar estaría narrada de otra manera, afectada por el sentirse más lejos de sus seres queridos y de su país. Pero se sabe que la historia es otra, una ayudada por Internet, que le permitió a través de un correo electrónico dar a conocer a su familia lo que vivía en una tierra lejana.

Pasando al mundo establecido por los chat’s, está el más reciente y revolucionario “Second Life” (SL):

“(..) es un mundo virtual 3D de interacción social creado por Linden Lab y fundado por Philip Rosedale. Es un mundo que está distribuido en una amplia red de servidores y al que se puede acceder a través de Internet. Este programa proporciona a sus usuarios o “residentes” herramientas para modificar el mundo y participar en su economía virtual, que opera como un mercado real. (Wikipedia, 2007, http://es.wikipedia.org/wiki/Second_Life)

 

Parte 1, de 2 de las respuestas de William Gibson dentro de Second Life sobre su reciente libro “Spook country” (You tube.com, 2007, http://www.youtube.com/watch?v=tPBzS9OAzAo&mode=related&search=)

 

Second life es realmente un mundo virtual, en el que cada usuario crea su avatar (representación grafica de una persona, para ser identificada como tal), en donde puede comprar con dinero real un terrero en el cual construir; existen calles por las cuales caminar, manejar un automóvil, una motocicleta; locales donde comprar ropa y accesorios; bibliotecas, bares, discotecas, auditorios en los cuales escuchar conferencias, etc. ¡Es un mundo virtual en donde se puede encontrar lo que hay en el mundo real!. Sin embargo, es importante aclarar que las relaciones que se establecen entre sus usuarios, son diferentes a las que se pueden entablar en la realidad. ¡Cuidado! Diferentes, más no una mejor que otra.

Este mundo virtual se convierte en uno en el que las personas se pueden mover como quieren y por donde lo deseen, están en la capacidad de tener la apariencia física que se les antoja; también comer, hablar, transitar por donde les apetece. En ese ambiente es que se desarrollan sin temor las relaciones afectuosas de la modernidad: “Las uniones no tienen en qué apoyarse salvo en el chateo y los mensajes de texto; la unión sólo se mantiene gracias a nuestra charla, nuestro llamado telefónico, nuestros mensajes de texto. El que deja de hablar queda fuera. El silencio es igual a la exclusión” (Zygmunt, 2005, p. 55)

Con respecto a las oportunidades y ventajas que puede llegar a ofrecer Second Life,, está la siguiente situación que le ocurrió a un aficionado: se encontró con una mujer, a la que le pidió que lo llevara a un lugar donde ella ya hubiera estado (dentro de SL), ella lo llevó a un museo, en el que se encontraron con otra mujer, ésta era de Bagdad, residía allá y era lesbiana; la experiencia contada por la mujer fue maravillosa, utilizaba SL como escapatoria a su realidad, realidad en la que no podía demostrar su inclinación sexual, mientras que en SL podía ser lo que realmente es. Para ella SL es un mundo en el que puede experimentar el amor hacia otra mujer, a la que le puede hablar e incluso tocar y besar (por medio de los avatares es posible); situación que la hace muy feliz.

Con el ejemplo anterior es posible hablar acerca de los sentimientos que se ven creados en Internet: son experiencias únicas, tal vez ilusorias, porque no es posible tener certeza sobre lo que se ve o escucha, pero se sabe que producen alegría, tristeza, emoción, ansiedad, y que a medida que el tiempo pasa se incrementan. La escapatoria a estos sentimientos puede ser el conocerse en la vida real, para terminar con la ilusión, o por el contrario fortalecerlos y perder el miedo.



Cibercultura: la sociedad del ciberespacio (parte II)

En ese panorama es que nace la cibercultura “conjunto de los sistemas culturales surgidos en conjunción con dichas tecnologías digitales” (Lévy, 2007, p. VII). Una cultura en la que las personas tuvieron que pasar de ver la vida como una linealidad a una basada en una estructura no lineal (hipertextual), en la que se debía dejar de pensar en un futuro y dedicarse únicamente al presente, a los acontecimientos que ocurren a cada instante.

La cibercultura se desarrolla paralelamente con el crecimiento del ciberespacio (palabra inventada por William Gibson en 1984 en su novela El Neuromante), que Lévy define como: “espacio de comunicación abierto por la interconexión mundial de los ordenadores y de las memorias informáticas” (Lévy, 2007, p. 70).

En el ciberespacio es en donde se desarrolla inicialmente el movimiento cultural de las nuevas tecnologías, que termina afectando la vida real. Entonces se habla de software de mensajería instantánea (entre los más reconocidos: MSN Messenger, Google Talk y Yahoo messenger), con los cuales es posible establecer conversaciones escritas, de voz y video. Vale la pena mencionar que no se utilizan únicamente en el ámbito personal, sino que se han convertido en grandes herramientas de trabajo.

Antes una reunión de negocios exigía el desplazamiento corporal por parte de los interesados a un lugar determinado de encuentro, ahora con un programa de mensajería instantánea que permita voz y video, es posible realizar el encuentro sin las personas de carne y hueso en el espacio real.

Otra clase de software, que compartiendo herramientas con la ya mencionada mensajería instantánea, adicionalmente ofrece servicio de telefonía IP (Internet protocol) es Skype, que hace posible la conversación telefónica a través del computador, es decir, permite al usuario realizar llamadas desde su computador o teléfono, a un teléfono fijo o celular a cualquier parte del mundo, o recibirlas desde cualquiera de los anteriores, a un muy bajo costo.

Actualmente se puede ver como las empresas de teléfonos tradicionales se han visto afectadas por la telefonía IP: versen enfrentadas ante una tecnología que ofrece los mismos servicios, incluso con opciones adicionales como lo son el video y el chat, a costos muy bajos, hace que piensen en una restructuración del mercado, que termina beneficiando al consumidor.

Siguiendo con los creadores de Skype, es necesario hablar de su nuevo proyecto Joost “La nueva forma de ver gratis, en formato completo, de alta definición, televisión en Internet”. Por ahora en la página http://www.joost.com hay una sección donde se puede descargar el programa, aunque el proceso consiste en inscribirse en una lista, en la que se proporciona un correo electrónico, por el cual envían de regreso un link de descarga.

Joost es un programa que además de estar revolucionando la manera tradicional de ver televisión, posee una interfaz muy agradable en la que se encuentran salas de chat, en las que el usuario puede establecer conversación con las otras personas que estén viendo el mismo programa; una guía de los canales y programas disponibles. Entonces con la creación de este software se genera una nueva forma de ver televisión, en la que el “televidente” no se dedica únicamente a recibir un mensaje, sino que está en la capacidad de intervenir en él.

En cuanto al video, existen actualmente muchos formatos de compresión, en este caso se mencionará el Dvix, “Gracias a su desarrollo es posible almacenar más de una hora de video en un CD de 700 MB con calidad cercana a la del DVD, sin tener que pagar regalías si es para uso personal. Resulta ideal para los videoaficionados, que pueden guardar y distribuir su obra en este formato sin mayores problemas.” (Wikipedia, http://es.wikipedia.org/wiki/DivX).

En la página http://divx.com se puede encontrar el software relacionado al archivo DivX: programas para crear películas, reproducirlas, editarlas, convertirlas a otro formato, poder copiarlas y quemarlas. Y también hardware con el cual reproducirlas: celulares que soportan su reproducción (Samsung SGH-F500 y Samsung SGH-F508), DVD’s de mesa (la mayoría en la actualidad), televisores, cámaras digitales, entre otros.

Adicionalmente DivX Inc, los dueños de http://www.divx.com, crearon www.stage6.com, donde se pueden buscar y compartir los videos. Con la llegada de éste en 2006, nacieron otras páginas derivadas como lo es http://www.yendit.com, en la que es posible encontrar los videos alojados en stage6, pero únicamente con audio en español. Con relación a lo anterior es importante mencionar que se genera una nueva forma de ver y descargar películas, series, videos personales y comerciales, de muy buena calidad y con un menor peso, que además hoy en día pueden ser reproducidos en varios aparatos electrónicos.

Continuando con los distintos archivos y programas creados en la actualidad que afectan la manera de vivir del hombre, se encuentra el famoso archivo de compresión de audio mp3. Napster fue el primer software que causó una revolución en la industria discográfica, un programa que permitía intercambiar archivos mp3 entre los usuarios. Con su creación se vieron afectados los artistas y sus disqueras, se vio alterado el proceso de escuchar música: antes si una persona prestaba a otra un casete, ésta se quedaba sin su original; ahora se pueden pasar las canciones contenidas en él, sin perder la copia original y también lográndose copiar sin perder calidad en el sonido.

Por otro lado, también la forma tradicional de comercio cambió, se está vendiendo, comprando y ofreciendo productos y servicios en Internet. Cada vez son más las empresas que se hacen presentes en la red, poniendo a disposición de los usuarios su catálogo de productos y servicios, que además pueden ser comprados a través de la página web. Mientras que hay otras organizaciones que se han creado exclusivamente en la red y gracias al desarrollo de Internet, como es el caso de Amazon.com (página web que empezó vendiendo libros y que en la actualidad ofrece mucho más que eso).



Cibercultura: la sociedad del ciberespacio (parte I)

 

“La irrupción de la máquina, y en particular,

las computadoras, provocan desplazamientos,

alteran las condiciones de vida y de trabajo,

ocupa un espacio que se percibe como amenaza

potencial al papel que el hombre desempeña. La

prevención que la máquina genera no deja

de hacer pensar a las personas en el futuro; un

futuro inminente que se vive con la doble

ansiedad del temor y la fascinación.”

(Joyanes, 1997, p.31)

 

 

Internet es un fenómeno que ha crecido de forma exponencial, que es cada vez más acogido por el hombre como parte de su vida. Sin embargo, como cualquier otro medio que llega a hacer parte de una sociedad ya estructurada bajo otros medios y tecnologías, genera choques y rompimientos. Rupturas que se crean a nivel cognitivo al no tener las herramientas básicas para comprender el universo de posibilidades que ofrece el nuevo medio.

“El uso de este video es educativo y cultural. Fuente: The Pacific Bell/UCLA Initiative for 21st Century Literacies. Disponible en el sitio oficial (en inglés): http://www.newliteracies.gseis.ucla.edu/video/index.html” (You tube, 2007, http://www.youtube.com/watch?v=tXS6ssTdwSs&mode=related&search=Alfabetizaci%C3%B3n%20Digital)

El hombre ya formado y acostumbrado a realizar sus tareas utilizando las herramientas y tecnologías de la época, se siente inseguro e incapaz de comprender la tecnología innovadora que se interpone ante sus ojos. La incapacidad, incomprensión y desesperación son sensaciones que abarcan al hombre en su totalidad, al sentirse arrasado por la fuerte corriente llamada “nuevas tecnologías de la información”.

Con la llegada de las nuevas tecnologías se producen cambios en el ambiente al que ya estaba adaptado el hombre. Cambios que le hacen percibir sensaciones que antes no había experimentado, llevándolo finalmente a modificar su forma de pensar y percibir el mundo.

Pero entonces ¿a qué estaba acostumbrado el hombre antes del surgimiento de las nuevas tecnologías de la información, en especial antes de Internet? Hablar de un hombre sin Internet es remitirse al mundo estructurado por la imprenta: “la imprenta un recurso repetidor: confirmó y amplió la nueva tensión visual. Proporcionó la primera “mercancía” uniformemente repetible, la primera línea de montaje: la producción en masa” (McLuhan, 1969, p. 50).

Con la llegada de la imprenta y la invención del libro, el hombre también recibió una gran tecnología que en principio generaba desconfianza y era difícil de entender. El hombre venía de una cultura oral, en la que el mecanismo de recordación era la repetición; con el libro ya no había necesidad de estar recitando lo que se tenía grabado en la mente, sino que se le delegaba el trabajo a las letras, que a su vez descansaban en las páginas de un libro. A propósito de estar diciendo y hablando durante todo el día, hacía que el hombre concibiera al mundo como un sistema de distancias cortas, que estaba marcado por el tiempo (era a partir de la rememoración del pasado que se mantenía viva la cultura); impidiéndole pensar en un mecanismo que le permitiera almacenar información.

Cuando ya se tuvo confianza en el libro, se pasó de la lectura en voz alta a la lectura silenciosa que además ya no era de carácter público, sino que por el contrario, hacía parte de la intimidad y convertía al lector en individuo.


Para Innis, las tradiciones escritas propenden más a ligarse al espacio, en la medida en que tienden a privilegiar el futuro sobre el pasado. La invención de la escritura no solamente cristaliza la tradición oral, convirtiéndola en <<objeto>> de la investigación de sociedades futuras, sino que también hace posible que distintas tradiciones y culturas escapen de las limitaciones espaciales de la aldea. (Stevenson, 1998, p. 184)


Después de la invención de la imprenta, vino la de la electricidad, haciendo que el mundo empezara a moverse más rápido; el tiempo y el espacio se convirtieron en inmediatez. Se crearon sistemas de transporte que le permitieron al hombre desplazarse de un lugar a otro en corto tiempo; la electricidad también consiguió la comunicación entre personas que se encontraban a grandes distancias (con aparatos como el teléfono y el telégrafo).

Cambios como los anteriores le ayudaron al hombre a concebir el mundo como uno posible de ser recorrido en su totalidad; además sintió que nadie estaba lo suficientemente lejos como para no ser contactado con rapidez. Con el paso del tiempo y el desarrollo de la tecnología, el hombre fue adquiriendo la capacidad de actuar a la misma velocidad que el mundo se movía.

Significa que los procedimientos que debía realizar en su trabajo, gracias a la automatización de los procesos, eran desarrollados en un menor tiempo. Y por otro lado, en el ámbito personal podía localizar a sus parientes, amigos y compañeros, concretar citas y acudir a su encuentro una noche en un lugar iluminado gracias a la electricidad.

A pesar del hombre ya estar sumergido en un universo de amplias posibilidades, basadas en la rapidez y efectividad de las acciones; al aparecer Internet como consecuencia de los adelantos que continuaron surgiendo, no fue fácil su asimilación:


Lo cierto es que estos 10 años de existencia de la web finalmente nos permiten empezar a concebir la pantalla (y avizorar así su futuro) como un nuevo soporte intelectual. Un soporte intelectual en el sentido en que lo fueron en su momento la inscripción en piedra, el papiro, el papel, y recientemente los soportes electromagnéticos. Lo que sucedió en Internet –que fue en un momento el espacio privilegiado del texto y del blanco y negro, pero terminó estallando en una paleta de nuevas formas expresivas y de nuevas formas de enseñar, aprender, negociar, vender y entretener, es similar a lo que sucedió con todas las tecnologías de los medios (Piscitelli, 2005, p. 21)


Cuando aparece Internet, si bien el hombre ya estaba moviéndose en una cultura de rapidez, todo se volvió aún más inmediato. Sin embargo, es importante mencionar y aclarar que la red de redes no sería posible si el hombre no hubiera estado preparado para recibirla: ya el poder comunicarse a una mayor velocidad, tanto en el envío y recepción de la información, como estar en la capacidad de transportarse de un lugar a otro, le hacen posible concebir una sociedad basada en la cercanía y rapidez.

Con la llegada de Internet se crean nuevas formas de comunicarse, que llevan al hombre a transformar tanto la concepción del espacio, como el tiempo. La red le permitió intercambiar información con personas de todo el mundo en tiempo real; además de almacenarla y crear nuevos productos como formatos de compresión de audio, imagen y video.

 



Revolución digital: una alfabetización tecnológica
October 4, 2007, 5:14 pm
Filed under: Revolución digital | Tags: , ,

 

 

En los periodos de las grandes transiciones
tecnológicas y culturales emergen, invariablemente,
innumerables perplejidades y un hondo sentimiento
de desesperación. Nuestra “Era de la ansiedad” se
debe, en gran parte, a que tratamos de ejecutar las
tareas de hoy con las herramientas de ayer
–con los conceptos de ayer”.
Marshall McLuhan, El medio es el masaje.

 

 

El hombre a lo largo de la historia ha vivido revoluciones tecnológicas influenciadas por inventos, que han modificado su forma de percibir el mundo. Con la invención de la imprenta y la electricidad, se alteró el tiempo y el espacio: ya no era necesario memorizar para recordar, había sido creado un mecanismo que permitía la reproducción de copias impresas, que a su vez se encontraban compiladas en un libro, pudiendo ser llevado de un lugar a otro y consultado cuando se requiriera. Mientras que con la electricidad, se dio paso a otras invenciones como lo fueron el telégrafo y el teléfono, ofreciendo nuevas y más rápidas formas de comunicación e intercambio de información.

En la actualidad se está viviendo una revolución de carácter digital, en la que los bits han podido transformar y complementar el mundo de los átomos. Se pasó de lo análogo a lo digital: Internet se convirtió en el espacio en el que confluyen distintas tecnologías capaces de integrar audio, video, imagen, texto e interactividad; que adicionalmente pueden ser intercambiadas entre personas que dispongan de un computador.

A medida que Internet es acogido por más personas, organizaciones y empresas, también incrementan y mejoran los espacios de reunión, interactividad e intercambio de información. Haciendo crecer la fascinación por el medio, pero sintiendo miedo por el alcance que pueda llegar a tener en un futuro. En ese ambiente y sus consecuencias es que se mueve el hombre moderno, uno incapaz de establecer relaciones sentimentales a largo plazo, que utilizando una identidad enmascarada en un chat consigue conocer a otra persona en las mismas condiciones, dispuesta a entablar una relación virtual.

A la par con las relaciones de carácter sentimental, están las comerciales, que se han visto facilitadas por la misma clase de espacios, en los cuales puede almacenar, recuperar, enviar y recibir información vital para la empresa u organización, en donde el tiempo significa dinero.

En medio de esta revolución es que nace la primera parte de este blog, el que buscará dar un panorama de la cultura (cibercultura) creada por la revolución de las nuevas tecnologías de la información, mostrando a través de ejemplos cómo a medida que crecen los usuarios de internet, se generan nuevos problemas y formas de solucionarlo. Como lo es el caso del software, que a su vez se convierte muchas veces en canales de escapatoria a la vida real, que recíprocamente la afectan.

También se podrán encontrar las nuevas formas de lectura y escritura que se generan en los espacios anteriormente mencionados. Entre los que están el hipertexto, la multimedia, la hipermedia y la interactividad. Elementos que empiezan a hacer parte de industrias como la editorial, en la que cambia la relación autor-editor, la superficie sobre la cual se escribe y el soporte físico en el que se publica.

Finalmente, teniendo ya un panorama de la revolución digital, se abordará el libro electrónico o e-book: producto que nace de Internet, la industria editorial y las nuevas formas de lectura y escritura; que es concebido inicialmente como la digitalización de los libros impresos y termina siendo en la actualidad uno hipermedia (hipertexto y multimedia), que por su complejidad son obras en colaboración, en las que participan diferentes profesionales (músicos, escritores, editor, diseñadores, ilustradores, entre otros) especializados en las distintas partes que componen un libro electrónico hipermedia.

 

 

Prometeus – La revolución de los medios (You tube.com, 2007, http://www.youtube.com/watch?v=aD4XtZqJu-U)